Vencer el Cáncer de Mama – Parte 2

UN DIAGNÓSTIO OPORTUNO

¿Por qué a mí? Es la primera pregunta que se hace una mujer cuando se le diagnostica cáncer de mama. Siempre recuerdo a una paciente que llegó a mi consulta y me dijo “Me gané la lotería y no me gusta el premio” tras conocer de su patología. Tenemos que tener en cuenta que las mamas juegan un papel muy importante en la identidad individual y en la feminidad de una mujer.

A partir del diagnóstico empieza una ola de cambios conductuales y emocionales caracterizados por: llanto, miedo, tristeza, irritabilidad, aislamiento, depresión, ansiedad otros. Responder de esa manera es normal, ya que se trata de una enfermedad grave y es una forma de adaptarse y de afrontar la noticia. Se requiere de tiempo para aceptar, no solo el diagnóstico, sino los subsecuentes tratamientos para curar la enfermedad y las posibles complicaciones que se pudieran presentar.

No se puede cambiar la enfermedad, pero sí elegir cómo llevar el proceso: desde el sufrimiento y conformismo, o desde la aceptación y la búsqueda de alternativas. Mi consejo es que se dé permiso de llorar, estar triste o enfadarse, pero luego se levante y con entereza y confianza en usted encuentre el aprendizaje que tiene escondido este episodio de su vida, que pudiera ser considerado oscuro y complicado. Quiero citar una frase de Charles R. Swindoll en la que se enfatiza nuestra capacidad de decisión y el control que tenemos ante lo que vivimos “La vida es en un 10% lo que me ocurre y en un 90% cómo reacciono ante ello.”

He tenido el privilegio de entrevistar a una mujer valiente, honesta y disciplinada y que nos demuestra que un diagnóstico precoz de cáncer de mama puede hacer la diferencia y salvar la vida de millones de mujeres y hombres, entre ellos nuestra bella sobreviviente Sonsiret Rodríguez, un TrofeoViviente.

Sonsiret Rodríguez

Soy una mujer venezolana de 44 años, nacida en Caracas el 10 de junio de 1976. Siempre amanezco con una sonrisa en la cara, contenta, feliz ante la vida a pesar de las adversidades, tengo una familia que me adora y yo a ella, y un esposo que ha estado conmigo al pie del cañón y lo amo con todo mi corazón. Lo que más me gusta de mí, es mi personalidad, soy bastante sociable, honesta, disciplinada en las cosas que hago y trato de mejorar con el paso del tiempo, con defectos y virtudes como todas las demás personas, pero con la convicción de que todo va a mejorar, esa soy yo, Sonsiret Rodríguez, un TrofeoViviente.

¿Cómo afrontó el diagnóstico de cáncer de mama?

Es difícil explicar lo que se siente en ese momento que recibes una noticia como esa. A pesar que mi médico tuvo sutileza al decirme el diagnóstico. En ese instante caí en cuenta de mi realidad, lo único que respondí fue: ¿Qué hay que hacer?

Es imposible que no te pase por la mente… ¿Por qué a mí?, que sientas ganas de llorar, es algo fuerte y difícil de asumir y más cuando nunca has tenido cercanía con un paciente oncológico, pero te tocó, y simplemente debes afrontarlo, así lo hice yo y puedo decir que jamás la palabra muerte pasó por mi cabeza. Fue un diciembre de 2018 cargado de retos y tareas pendientes para empezar el 2019, eso sí, con la mente puesta en mi sanación y enfocada en mi cirugía, quería que me quitarán lo que tenía en mi mama derecha.

¿Qué hacer con el miedo durante el proceso oncológico?

Definitivamente, hay que hacerlo a un lado. Nos podemos permitir sentirlo, más no dejar que sea un sentimiento que prevalezca en nuestro proceso.

¿Cuál fue el aprendizaje de esta experiencia vivida?

El proceso del cáncer es complejo y no todos lo vivimos de la misma forma, como es mi caso, que me diagnosticaron a tiempo, no recibí quimioterapia ni radioterapia y aquí estoy diciéndole al mundo que el cáncer no es sinónimo de muerte.

Algo muy importante, tener claramente en cuenta que nadie está exento de padecer esta enfermedad. Es cuesta arriba poder obtener tratamientos, exámenes y todo lo que involucra padecerlo en nuestro país.

¿Puedes darme un consejo para las pacientes que están recién diagnosticadas o recibiendo tratamiento por cáncer de mama?

Fe, fe en lo que creas, ánimo de seguir, te caes, pero te levantas y continúas, es tu vida, nadie lo hará por ti.

“La fe, la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.” Fe significa tener confianza plena en algo o alguien, en un proceso oncológico tienes que confiar en ti, en que tienes herramientas para salir adelante a pesar del diagnóstico, ver los tratamientos como la vía para curarte o controlar la enfermedad. Recuerda, el cáncer no es sinónimo de muerte. No dejes que las emociones negativas te controlen, tú puedes aprender a manejarlas. Vive un día a la vez, disfrútalo y agradece a Dios, a la vida, a tu familia y sobre todo da gracias por tu perseverancia y baluarte.

Gracias Sonsiret por estas bellas palabras, eres un ejemplo de que “el cáncer es curable si se diagnostica a tiempo.” La detección precoz es importante: ante cambios anormales a nivel de tus mamas o en alguno de tus estudios de imágenes, acude a tu médico de referencia y sigue sus indicaciones.