Sea lo más activo posible

Por ejemplo, haga una caminata diaria. Si permanece sentado o duerme demasiado, puede perder masa muscular y aumentar la grasa corporal, incluso si no aumenta de peso. Todo esto con la indicación de su médico.

El asesoramiento nutricional puede ayudar a las personas con cáncer a incorporar nutrientes esenciales, como proteínas, vitaminas y minerales. También puede ayudarlas a mantener un peso corporal saludable.

Sea lo más activo posible

Para recibir asesoramiento nutricional es importante que consulte a un experto en Nutrición Oncológica, que junto a otros miembros del equipo de atención médica trabajan con las personas para satisfacer sus necesidades nutricionales.

Además de asesoramiento dietético, pueden recomendar lo siguiente:

  • Multivitaminas y/o las vitaminas o minerales específicos que no recibe en cantidades suficientes. (hay algunas no permitidas, y hay otras que se deben manejar con las necesidades exactas según la ingesta recomendada de nutrientes o RDA).
  • Suplementos nutricionales líquidos y bebidas y refrigerios con alto contenido de nutrientes. A veces se requiere soporte nutricional especial vía sondas, ostomias o intravenoso.
  • A veces se requiere algún estimulante del apetito, modificar la textura de los alimentos, cantidad, tiempos según el tipo de tratamiento, integrar a la familia, entre otras cosas a conversar con el experto. Cabe destacar que no todos los canceres se manejan de la misma manera.

Las recomendaciones van a variar según el tipo de cáncer y de su gravedad. Existen protocolos para el manejo de los síntomas y la inmunonutrición en el periodo perioeratorio, así como el entorno del tratamiento de la quimio y de la radioterapia, que mejoraran la calidad de vida del paciente.

Siga estos consejos para combatir efectos secundarios causados por el tratamiento y para lograr la nutrición que necesita.

En tal sentido, existen protocolos para manejarse en la parte de higiene y asepsia de los alimentos a consumir, que deben ser aplicados a los pacientes y ser del conocimiento de los familiares.

Por ello se recomienda:

  1. Comer alimentos que contengan proteínas y calorías siempre que pueda, ya que esto lo ayuda a evitar o reparar el daño ocurrido por los tratamientos.
  2. Comer cuando tenga más apetito. Algunas personas tienen apetito en la mañana y es recomendable hacer una comida abundante al comenzar el día y después tomar abundantes líquidos y luego comido menos copiosos.
  3. Comer lo que le haga sentirle mejor, aunque tan solo sea una o dos cosas, hasta que pueda comer más. No se preocupe si algunos días no puede comer suficiente, existen suplementos que pueden ayudarle. Manténgase analizando y buscando otras formas de sentirse mejor.
  4. Beber líquidos en los días en que no pueda comer bien para que su cuerpo obtenga los líquidos que necesita. Los líquidos deben administrarse fuera de las comidas, para evitar la saciedad gástrica.
  5. Si no le gusta el sabor del agua, consuma más líquidos a través de otros alimentos y bebidas. Por ejemplo: tome sopas o coma patilla, beba te, leche o sustitutos de la leche (si los tolera). Las bebidas deportivas también son una gran alternativa. Considere saborizar el agua agregando frutas frescas. Recuerde que su comida debe ser muy higiénica y no consumir cosas crudas.
  6. Si los alimentos le resultan insulsos, intente condimentarlos con especies sabrosas. Por ejemplo, pruebe usar ajo, pimienta de cayena, eneldo y romero.
  7. Sea lo más activo posible Sea lo más activo posible
  8. Si tiene dolor en la boca, es posible que deba elegir alimentos que no sean ácidos ni picantes hasta que la boca se cure (mucositis).
  9. Ingiera varias comidas pequeñas durante el día en lugar de pocas comidas abundantes. Asegúrese de alcanzar su objetivo calórico con estas comidas pequeñas.
  10. Si la carne roja no le apetece existen las blancas (pollo, pavo pescado), consuma proteínas de otros alimentos (hay muchos cambios en los olores y sabores, tanto debido al mismo cáncer como a los tratamientos en sí). Por ejemplo, pruebe consumir pescado, huevos, queso, frijoles, nueces, mantequillas de frutos secos, tofu o batidos proteicos.
  11. Si siente un sabor metálico en la boca, coma caramelos de menta, mastique goma de mascar o pruebe cítricos frescos. Use utensilios de plástico y cocine con elementos de vidrio. Además, pruebe cepillarse los dientes antes de comer.
  12. Si tiene llagas bucales o infección de encías, use una licuadora para triturar las verduras y las carnes. Pruebe preparar jugos o batidos porque el líquido adicional puede ayudar. Para obtener más calorías agregue mantequilla, salsas suaves, salsas espesas o crema (dependiendo del estado de inmunosupresión del paciente).

Algunos efectos secundarios con frecuencia se tratan con medicamentos. Si sus efectos secundarios afectan su hidratación y nutrición, hable con su médico o con otro integrante de SU equipo de atención médica. La depresión, cansancio o incomodidad tienen un alto impacto en la calidad de vida del paciente. Puesto que la malnutrición se asocia con altos costos en el sistema de salud, de allí la importancia de cubrir las necesidades oportunamente. Igual que para mejorar el pronóstico y reducir las consecuencias derivadas del cáncer y del estado nutricional comprometido.

Sea lo más activo posible