Cuando una persona con cáncer va a morir

Como ya se sabe, el cáncer puede ocasionar la muerte y esto va a depender de diferentes factores.

Recomendaciones:

  • Comunícate siempre con los especialistas sobre el caso de tu familiar.

  • No ocultes la información a tu familiar, tal vez presiente lo que le ocurre y puede perder la confianza en ti.

  • Busca apoyo de un profesional, psicólogo o psiquiatra, una vez que informes a tu familiar de lo que le pasa.

  • Si niega lo que le pasa, no intentes convencerlo de lo contrario. Escucha a tu familiar si así lo desea y evita usar frases como “todo va estar bien” o “no va a pasar nada”.

Para las personas con cáncer es muy normal sentir miedo a la muerte. El concepto de muerte va a depender de la cultura o de la religión de cada individuo; sin embargo, el temor a la misma es universal, y este depende también de las creencias y conocimientos sobre la enfermedad.

El miedo a la muerte incluye un conjunto de sentimientos. Sienten miedo a interrumpir sus metas, ver frustrados sus planes de vida, miedo a una muerte dolorosa y tormentosa, a la soledad, tristeza por abandonar a sus seres queridos o a quedar en el olvido.

Otro sentimiento frecuente es la rabia, porque la persona puede reaccionar agresivamente hacia figuras divinas o hacia sí misma, y resalta la impotencia de no poder controlar la enfermedad; posteriormente puede desarrollar cambios en su forma de actuar, o realizar promesas a entes divinos. También puede presentar episodios de depresión y algunas veces pueden desarrollar aceptación a lo que les pasa.

Todas estas reacciones van a depender de diversos factores culturales de cada persona. Estas expresiones pueden manifestarse en repetidas oportunidades durante el transcurso de la enfermedad.

Además de buscar apoyo, este puede ser el momento de tratar o completar asuntos pendientes, poner asuntos financieros en orden, decidir qué es lo importante para la persona en esta etapa terminal, tomar la decisión de cuál es la prioridad o las prioridades y trabajar con su familiar para llevarlas a cabo en el tiempo que le queda, dar cierre a las relaciones, y decir las cosas que cuentan, a las personas importantes para el paciente.

ORGANIZAR CUESTIONES PRÁCTICAS: CONSEJOS PARA EL FAMILIAR A CARGO DEL CUIDADO DEL PACIENTE.

A pesar de lo difícil de esta situación, es más fácil cuando la persona con cáncer cuenta con el apoyo de un familiar que le ayude a comprender lo que sucederá en cada etapa del camino y que la persona se sienta cuidada hasta el último día.