Recomendaciones

A las pacientes mastectomizadas para el cuidado del brazo correspondiente a la mama operada para evitar el linfedema.

  1. Evitar cortarse las cutículas. Para prevenir las heridas.
  2. Usar guantes cuando emplee cuchillos, tijeras, o para fregar o lavar.
  3. Utilizar dedal para cocer.
  4. Limpiar la mínima lesión (herida) con agua y jabón, y cubrirla.
  5. Consultar a su médico si hubiera quemaduras o lesiones.
  6. Emplear la mano contraria para abrir sobres y paquetes.
  7. Evitar al extraerse sangre e inyectarse por vía subcutánea o intramuscular del lado del miembro operado.
  8. En el momento de asearse, lavar con jabón antiséptico y agua tibia (no caliente) desde la axila hasta la mano.
  9. Utilizar ropa con las mangas anchas.
  10. Mantener elevado el brazo, mientras esté sentada.
  11. Emplear humectante en la piel del brazo días alternos.
  12. Evitar cargar artículos pesados.
  13. Evitar prendas como reloj, anillos y joyas.
  14. Evitar dormir sobre el brazo afectado.
  15. Colocar debajo del codo una almohada para dormir.
  16. Evitar acercarse a plantas con espinas.
  17. Evitar introducir el brazo descubierto en el horno.
  18. Evitar tomar la presión arterial de ese lado.
  19. Evitar tomar sol en exceso en la zona del pecho, brazo y espalda.
  20. No fregar ni lavar platos con agua caliente.
  21. Usar guantes para realizar las labores domésticas.
  22. Al planchar o cocinar, evitar quemaduras y reducir el tiempo de estas actividades.
  23. Realizar e incorporar como rutina los ejercicios post quirúrgicos.

Alimentación

La alimentación de la paciente mastectomizada no tiene porque ser diferente de la que mantenía antes de la operación.

Es recomendable una dieta equilibrada siendo beneficioso para su salud seguir algunas normas de alimentación:

  • Evitar el aporte excesivo de grasas.
  • Consumir cereales, legumbres, verduras y frutas en cantidades importantes.
  • Aumentar el consumo de proteínas (carne y pescado) así como el de leche y derivados.
  • Reducir el consumo de sal.
  • Tomar con moderación alimentos ahumados y cuyo proceso de conservación sea por el método de salazón.

Una dieta balanceada en cuanto a la cantidad y calidad de los nutrientes que la conforman, es parte importante del tratamiento.

Recordar mantenerse hidratada y beber líquidos (agua, jugo de frutas, agua de coco) de forma abundante.


Imagen corporal interna

En ocasiones el tratamiento quirúrgico, conlleva a cambios bruscos basados en la pérdida o deterioro de una parte del cuerpo, como es la pérdida de una mama en la mastectomía y esto hace que la paciente experimente sentimientos de pérdida personal, reacciones emocionales como ansiedad o desesperación, depresión (estado de ánimo muy bajo) y pérdida de la identidad femenina (el sentimiento de ser mujer y sentirse femenina no es como antes). Lo que produce un descenso del concepto que se tiene de sí misma (baja autoestima).

Es recomendable no afrontar estos momentos en soledad. Si siente que esto es así, no dude en acercarse a un servicio de asesoramiento psicológico. Esto puede ayudar a su adaptación y a encontrar soluciones reales a sus problemas.